Archivo mensual: abril 2012

Apatía en un click

El 5 de marzo de este año, la Organización No Gubernamental Invisible Children subió un video a YouTube que se ha convertido en todo un hito en la historia de esta red social. Kony 2012 tiene 88.406.807 visitas al momento de redactarse esta nota, el documental ha sido compartido infinitas veces en Facebook y Twitter y ahora millones de personas en todo el mundo conocen las barbaridades que realiza este hombre en Uganda.

Y sin embargo, pese al desprecio que se ha ganado este hombre entre los internautas, las cosas en su país siguen igual. Como salió publicado en BBC Mundo, el video hecho por Invisible Children es un experimento social para medir la importancia de las publicaciones en las redes sociales y no una campaña en contra del africano. Y el resultado es que estamos ante un fenómeno generacional, nada nuevo, en el que todo lo que está en la Web y al alcance de un click es lo más importante; pero no lo que hay más allá de una pantalla.

Kony 2012 es solo un ejemplo. En Twitter y Facebook hay infinidades de casos de “Dale me gusta a esta página para luchar contra (introducir el nombre de una persona) por torturar a animales indefensos”; o “Comparte esta foto para que todo el mundo vea como (introducir el nombre de una empresa) está talando árboles ilegalmente en el Amazonas”.

Pero la realidad es que darle al botón de “Me Gusta”, retuitear o compartir, pese a que hace que la información le llega a más personas, no cambia el curso de la historia.

El problema va más allá. Los jóvenes ya están considerando que aquello que no está en Internet no es importante. No solo incluye activismo social sino búsqueda de empleo, información, libros, entre otros. “Gran parte del tiempo que los usuarios de Internet pasan conectados al día se enfoca en saciar sus necesidades de información noticiosa, aunque no tanto como el tiempo dedicado a entretenimiento o interactividad personal”, explicó Víctor Suarez en una columna publicada en el diario El Universal el día 8 de abril de 2012.

En resumidas cuentas, la generación de la información está cayendo en una apatía en todo lo que se desliga de la tecnología. Sin embargo, muchos problemas actuales no se resuelven desde una computadora, smatphone o tableta.

La vida virtual está creciendo rápidamente y le pisa los talones a la vida física (entendiendo la primera como todas las actividades que desarrollamos en Internet). Una vez, una profesora le dijo a una clase de periodismo web y multimedia de la que formaba parte: “¿será que en un futuro lo único que vamos a hacer será con una pantalla delante de nosotros?”. Aunque suena y se lee descabellado, ya vemos que el que no tiene Internet está atrasado.


En español, por favor

¿Cuántas veces hemos escuchado que en Venezuela no se habla en español sino en castellano? Tal afirmación, que aparece hasta en los documentos oficiales del país y que se viene repitiendo de generación en generación, representa, hasta lo que he investigado, un error que trasciende hasta nuestra historia de colonización.

Actualmente se entiende que el castellano es el español moderno. Su nombre proviene de “Castilla”, una territorio de gran extensión en la España del siglo IX y que de alguna manera ha perdurado hasta la actualidad. Y es una de las lenguas romances derivadas del latín vulgar junto con el portugués, el italiano, el francés, el catalán, el rumano y otros idiomas y dialectos de mayor o menor importancia.

Quizás el castellano vivió su mayor apogeo en el Siglo de Oro español, con Miguel de Cervantes y su Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha que, en algunas ocasiones, también se le ha atribuido el idioma erróneo. Es durante esta época que la lengua de Castilla llegó a nuestro territorio por la colonización española en el continente que, en el caso de Venezuela, duró hasta el siglo XIX.

El español, por otra parte, se deriva del castellano antiguo, utilizado aproximadamente hasta el siglo XVII (si han leído Don Quijote de la Mancha  se darán cuenta que has diferencias en el lenguaje utilizado en aquel entonces y el que nosotros empleamos). Se destaca por abarcar mayor territorio que el que tuvo el castellano en su momento. Es el segundo idioma más hablado del mundo, una de las lenguas más importantes y es de uso oficial en la Organización de las Naciones Unidas

Y según el Diccionario Prehispánico de Dudas,  “el término español resulta más recomendable por carecer de ambigüedad, ya que se refiere de modo unívoco a la lengua que hablan hoy cerca de cuatrocientos millones de personas. Asimismo, es la denominación que se utiliza internacionalmente (Spanish, espagnol, Spanisch, spagnolo, etc.) (…), resulta preferible reservar el término castellano para referirse al dialecto románico nacido en el Reino de Castilla durante la Edad Media, o al dialecto del español que se habla actualmente en esta región”.

Hasta lo que yo sé, los venezolanos no nacimos ni vivimos en Castilla. Y como estamos en un proceso de exaltación del nacionalismo, creo que es importante aclarar esta duda entre ambos idiomas.

La próxima vez dí que hablas español y no castellano.