Archivo mensual: abril 2013

La baja velocidad de Internet en Venezuela

image

Recién en los primeros días de abril, la Compañía Anónima Nacional de Teléfonos Venezuela (Cantv) anunció con bombos y platillos el aumento de la velocidad de navegación banda ancha (ABA) de unos escasos (y aproximados) 1,8 megabytes por segundo (Mbps) a 4 Mbps.

Para ello, inyectaron más de 514 millones de bolívares para hacer que la velocidad de Internet en suelo criollo fuese un poquito más rápido.

Aún con eso, Venezuela dista mucho de gozar de una buena velocidad de Internet. El servicio sigue siendo lento y costoso.

Según la firma de investigación Ookla, en estos momentos Venezuela tiene una velocidad de 1,92 Mbps. De una lista de 182 países, se ubica en el puesto en el puesto 166. Es el tercer país latinoamericano con la velocidad de banda ancha más lenta; solo le ganan Nicaragua (puesto 173 con 1,61 Mbps) y Bolivia (puesto 176 con 129 Mbps).

En el caso de que Venezuela incremente su velocidad de ABA a 4 Mbps, su situación mejoraría un poco, aunque no sustancialmente. Se ubicaría en el puesto 118 por detrás de países como Filipinas, Angola, Albania, Colombia, Etiopía, Bielorrusia o Kenia, solo por nombrar algunos.

Hong Kong (la provincia administrativa de China) sigue ostentando el primer lugar en el ránking de velocidad de Internet con unos envidiables 44,55 Mbps. En los primeros diez lugares le siguen Lituania (39,19), Singapur (37,64), Andorra (36,49), Taiwán (35,96), Corea del Sur (34,19), Luxemburgo (33,99), Japón (33,23) , Macao (32,42) y Holanda (31,35).

En los últimos diez lugares están Benin (0,97 Mbps), Malawi (1,00), Uzbekistán (1,02), Botsuana (1,07), Siria (1,24), Argelia (1,26) Bolivia (1,29), Egipto (1,48), Bangladesh (1,55), Nicaragua (1,61) y Lesoto (también 1,61)

El país latino con la mayor velocidad es Uruguay, que se ubica en el puesto 50 con 12,02 Mbps.

Anuncios

A propósito del bloqueo de Internet en Venezuela

Image

Escribo esta entrada para ampliar un trabajo periodístico que realicé para El Universal -y que está disponible siguiendo el enlace- con motivo de la caída de Internet que sucedió el pasado domingo 14 de abril, día de las elecciones presidenciales.

El hecho fue el siguiente: Lulz Security Peru, un grupo relacionado con hackeos a páginas como Sony y la CIA, atacó la cuenta oficial de Twitter del candidato oficialista Nicolás Maduro, así como la del Partido Socialista Unido de Venezuela, el gobernador de Aragua, Tareck El Aissami, y el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello.

Después de los dos primeros ataques, el Vicepresidente Jorge Arreaza informó a través de su cuenta de Twitter que la caída de Internet en todo el país obedecía a una “breve maniobra” para evitar más ciberataques. ¿Qué hay detrás de todo eso?

Primero, tal como me informaron varias fuentes expertas en el tema de seguridad informática, un bloqueo de la banda ancha de un país como Venezuela no impide más ciberataques ya que las cuentas, como las de Twitter, se alojan en otros servidores. Es difícil creer que un ministro diga semejante teoría.

Relación con Egipto

Debatiendo con varias personas sobre el hecho, hubo una que me dijo “no sigas creyendo que Internet es totalmente libre”. 

En varias ocasiones, los Gobiernos totalitarios han buscado bloquear o limitar el acceso a Internet con el fin de ocultar algo. Pasa en China y Corea del Norte, dos naciones que bloquean páginas web y un control estricto de la web.

Pero el caso que quiero destacar es el de Egipto. Durante las revueltas árabes de 2011, el ahora expresidente Hosni Mubarak cortó completamente el acceso a Internet para evitar que los manifestantes se organizaran a través de las redes sociales.

Son en los momentos de mucha tensión que ocurren este tipo de actos. ¿Cuál es la relación con Venezuela?

Aunque se descarta la teoría que la caída de Internet el pasado domingo 14 tenga relación con los resultados electorales, el bloqueo sucedió en una hora particular: 6 de la tarde, cuando los centros electorales empezaban a cerrar. El día se caracterizó por múltiples denuncias que llegaban por las redes sociales, incluyendo fotos de motorizados amenazando y videos de personas acompañando a otras en el momento del voto, algo completamente ilegal.

Este es el esquema de la caída de Internet en Egipto en enero de 2011 durante las revueltas árabes

Ley de neutralidad

Uno de mis entrevistados fue Luis Carlos Díaz, venezolano y bloguero, muy activo en las redes sociales. Él me habló de la ley de neutralidad, un proyecto legal que se aplica en otros países como Chile.

El país sudamericano fue uno de los primeros en aprobar un proyecto como este, en el año 2010. En ella se prohíbe a los proveedores de Internet la discriminación entre usuarios, la persecución de contenidos, páginas y programas y el bloqueo de acceso de particulares o empresas, sean cuales sean sus contenidos. Su objetivo es, según el ministro de Transportes, Felipe Morandé, lograr “transparentar los servicios de Internet y proteger al usuario”, tal como reseñó el medio español El mundo.

El acceso a Internet debe ser un derecho de todos, debe ser equitativo y constante.