Nuevas medidas antipiratas

Six-Strikes

La guerra contra la piratería está declarada con medidas que, hasta el momento, han tenido cierta eficacia desde la prohibición de la segunda mano hasta limitar la velocidad de Internet.

No es de extrañar. Solo las pérdidas económicas por el comercio de la piratería alcanzó la cifra de 59 mil millones de dólares según la Business Software Alliance, una cantidad que se alimenta especialmente en las economías emergentes: Brasil, China, Rusia e India.

El total de la piratería de software en todo el mundo es de 42%. Solo en Latinoamérica es del 64%.

La segunda mano

Aunque la información no es oficial, ya se ha corrido la voz de que la recién anunciada consola de videojuegos PlayStation 4 tendrá un sistema que detecte juegos de segunda mano con el fin de bloquear su uso.

Según el blog alt1040, se trata de un chip NFC (Near-Field Communication), una tecnología que permite transferir información entre dispositivos cercanos. El juego quedaría así ligado a la cuenta de usuario activada en ese momento en la consola. Si es así, también podría implementarse la misma tecnología en música, video y softwares.

Una mala noticia y (en mi opinión) una mala jugada de parte de Sony ya que se estaría limitando el mercado de videojuegos. Muchos productos pueden darse a conocer gracias a la segunda mano.

Habrá que esperar más información del PlayStation 4 para saber si Sony instalará realmente esta tecnología.

Marcas de agua

El terror para los discos piratas, especialmente para los de Blu-ray con el ya conocido (y odiado) Cinavia, un sistema de marcas de agua que ya tiene un tiempo pero que se ha desatado desde hace poco más de un año.

La tecnología, creada por la compañía Verance (Estados Unidos), fue aprobada en todos los dispositivos Blu-ray por la Advance Access Content System Administrator en consorcio con Universal Studios, Sony Pictures Entertainment, Warner Bros. y Twentieth Century Fox Film Century. Cuando las películas de Blu-ray tienen una marca de agua Cinavia, el lector, previamente instalado en el reproductor, detecta la marca de agua y detiene el sonido de la película. Un mensaje aparece en pantalla diciendo que la reproducción fue detenida.

Esto pasa cuando el reproductor es conectado al Wi-Fi para su actualización. No sucede en otros reproductores, como los DVD. Y aunque ya hay algunos tutoriales en Internet para saltarse estas marcas de agua, es una medida que ha tenido impacto.

Six strikes

Una medida antipirata nada nueva, pero que recién fue aprobada el pasado 25 de febrero en Estados Unidos. Se trata de limitar la velocidad de Internet en caso que se utilice la conexión para descargar copias ilegales.

Hasta el momento, se sabe que Six Strikes no interrumpe la conexión, aunque hay otros que aseguran que esto puede llegar a ocurrir.

Se llama así porque los proveedores de la conexión envían hasta seis avisos de que la conexión está siendo utilizada para conseguir archivos ilegales. A la sexta advertencia, se toman las represalias.

Anuncios

Arquitectura

Arquitectura


Arquitectura a lápiz y marcador

Image


Internet no anónimo

Me llama la atención que muchas personas sostengan, incluso en estos días, que la principal ventaja de Internet es que permite el anonimato de sus usuarios, como si todavía nos encontráramos usando esas páginas de chats mucho antes de la llegada de las redes sociales.

No se puede negar que el anonimato en Internet es fácil de hacer. Solo basta colocar un nombre falso y se puede cambiar la apariencia, edad, sexo y gustos. Se puede conversar con otros, amenazar, ligar, insultar, menospreciar, espiar y distorsionar preservando la identidad real. Muchas acciones negativas.

Mark Zuckerberg, el mismo de Facebook (al fin y al cabo llegó a hacer unas cuantas acciones no tan “santas” en Internet), dedujo que la Web tenía que ser comunicativa y transparente en el gran sentido de la palabra. De hecho, una de las primeras condiciones en Facebook, y la que motivó gran parte de su éxito, fue que los usuarios debían tener una “identidad verdadera” en la red social.

MySpace, una red social más popular que Facebook en ese entonces (2006) si permitía el anonimato de sus usuarios. La red de Zuckerberg no tardó en ganarle.

La “verdadera identidad” en Facebook es colocada en comillas ya que nada en Internet está exento de perfiles anónimos (no hay ley que controle). El anonimato no tardó en llegar a la red social pero, si los usuarios hacían caso de los controles de seguridad básicos, fracasaba en gran parte.

Lo mismo pasa con Twitter, que añadió el “check” a las cuentas más propensas a ser falsificadas (la de los famosos). Más empresas de Internet están trabajando para acorralar a los perfiles falsos, aunque a medias. Como ha ocurrido en la historia de la humanidad, el anonimato siempre existirá para el que quiera ocultar algo.


México DF ilustrado


Ilustración: casa de El Hatillo


Twitter: el ejemplo de Suecia

Si hay algo para lo que funcionan las redes sociales es para conocer lo que ocurre en otros países. En un aldea mundial cada vez más pequeña, Facebook y Twitter  hacen de una “ventana” que nos muestra los hechos de otras naciones de mano de sus propios ciudadanos.

Los gobiernos saben de esto (no todos) y han impulsado lo que se conoce como las políticas sociales a través de Internet. Campañas que involucran a los usuarios de las redes sociales, quienes van a encargarse que esas políticas trasciendan las fronteras.

Muchos países están haciendo uso de las redes sociales para estas políticas. El gobierno de Obama es un ejemplo (su discurso de campaña rompió récord en Twitter). Pero si hay una nación que ha marcado la pauta es Suecia a través de su campaña Curators of Sweden.

Esta iniciativa, creada por  el Svenska Institutet y la oficina de Turismo de Suecia, muestra a varios jóvenes suecos que explotan las bondades de su país con el fin de incentivar la visita de extranjeros a este país nórdico. Lo que hacen es tuitear durante una semana desde la cuenta oficial @Sweden y, con bastante humor negro, relatan lo que hacen en su vida cotidiana.

“The swedish national dish `kebabpizza´, a genius outcome of swedish immigration policies” (El plato nacional sueco “kebabpizza”, un resultado genial de las políticas de inmigración de Suecia), escribió uno colocando la foto del plato.

La iniciativa ha tenido tanto éxito entre los jóvenes suecos que ya otros países se han copiado la idea. A raíz de @Sweden han nacido otras cuentas como @WeAreAustralia, @TweetWeekUSA y @CuratorsMexico. El video que creó la agencia Volontaire ganó el Gran Premio en la categoría Cyber del Festival de Cannes y el oro en los Premios Clio.

Les dejo el video.